Un café para mi nuevo amigo

Un café para mi nuevo amigo
24 marzo, 2018 Alto y Klaro

Solo soy un ciudadano de a pie, pero como muchos de este país he visto la corrupción, en la televisión, a nivel nacional, provincial, autonómico y hasta de cerca de alguna manera. La corrupción es parte de nuestras vidas en este país y nos afecta a todos y no, no debería ser un hecho cotidiano, algo que pasa porque es inevitable. Es evitable y lo es con un cambio de mentalidad, educacional y con la aportación de cada uno de nosotros. Porque la corrupción nos lastra, nos sumerge en la pobreza, económica, social y en términos de desarrollo. Si por poner un ejemplo, un médico que tiene unas cualidades extraordinarias no accede a un puesto importante de la sanidad pública porque alguien ha puesto su empeño para que un familiar, amigo o conocido consiga la oportunidad que de forma natural le correspondería, perdemos todos. Si por poner otro ejemplo un parque natural por la influencia de alguien es devastado de alguna manera para hacer viviendas o lugares de ocio, perdemos todos. No se trata de frenar el progreso, porque en ocasiones las exigencias nos obligaran a tomar como conjunto decisiones de difícil digestión, pero ese tipo de acciones deberían ser por el bien común, no para bien de determinados individuos. Las normas deberían ser claras, universales y las leyes implacables con hechos de este tipo. Al final todos miramos hacia otro lado si no nos afecta directamente porque pensamos que es algo normal, pero no debería ser así, debería haber protocolos firmes en este sentido y deberían ser firmes porque todos estamos en riesgo de cometer un error, que al final se convierte en algo habitual.

Desde hace tiempo tengo la sensación de que uno de nuestros mayores enemigos en este ámbito es nuestro carácter sociable, nuestra manera de hacer las cosas, nuestra educación sobre todo en lo que refiere a tratar con nuestros vecinos, con la gente que nos rodea. A veces pienso que, a diferencia de otros países, aquí todo empieza con un café, nada de maletines, nada de grandes fiestas en yates ni en hoteles, por lo menos al principio. Aquí primero hay un acercamiento a tu entorno, a ti, a lo que más nos gusta…a nuestras costumbres más placenteras. Nuestro cafetito, nuestra cervecita en una terraza, un vinito, hasta unas tapas si hace falta. Ya vendrán las comidas, los favores, pequeños al principio, algo liviano. Ya vendrán las invitaciones a sus casas, los detalles, los regalos, poco a poco cada vez más caros. Ya vendrán el acercamiento a nuestro circulo personal, los viajes pagados, el dinero como recompensa a un pequeño favor. Ya vendrán los maletines.

Pero a mí ya no me sorprende y casi lo entiendo cuando en los juicios los acusados se extrañan de que les acusen, al fin y al cabo, esa otra persona es su amigo y eso es lo que hacen los amigos, ayudarse.

Por eso es tan importante que se ponga freno a esta tendencia, porque de continuar así nuestros esfuerzos por desarrollarnos serán en vano, porque solo habrá que ser más amigo que los demás de alguien que tenga poder o esté cerca de este. Y eso no nos beneficia en absoluto, nos hace pobres, muy pobres. Porque este sistema está consiguiendo que nuestros científicos, médicos, ingenieros y demás grandes activos que siempre ha dado este país se nos estén yendo para sitios donde si hay verdaderas oportunidades. A cambio acabaremos teniendo individuos de dudoso valor y otros tantos que se desarrollaran en un ambiente de frustración al ver como otros con menor capacidad les pasan por la derecha.

Nos tenemos que convencer que si los mejores están activos ganamos todos. Nos tenemos que reeducar. Eso también dará un mejor futuro a nuestro primo, el que quiere ser jefe sin dar palo al agua. Porque cuando vaya al médico, seguirá habiendo un magnifico profesional y cuando quiera dar una vuelta por un paraje natural, tan necesarios para aliviar la contaminación, podrá hacerlo. Al final el podrá hacerlo y todos en conjunto podremos tomarnos nuestro cafetito…pero esta vez con la conciencia tranquila.

1 Comentario

  1. Eugenia 8 meses hace

    Genial…totalmente de acuerdo..pero cuantos siglos aun tendran que pasar?? Para que nuestra mentalidad cambie?! Yo no lo vere😞

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*